Croquis

Casa Pilar de Esquina

Vivienda localizada en la esquina de Andrés Bello con avenida Recoleta. El proyecto y la dirección de la obra, realizada en 1806, estuvieron a cargo de Rafael Cicerón.

En la imagen se observa que su arquitectura estaba conformada por un volumen de dos pisos. El primero era de adobe y el segundo de madera con adobillo, con pilar de esquina y balcones de fierro forjado. Su uso se organizaba en el primer piso para locales comerciales y en el segundo para residencia.

Es una de las casas que quedan como testimonio del periodo colonial y que se conserva hasta hoy, hacia el oriente de la Iglesia y Convento de la Recoleta Franciscana.

Fue declarada Monumento Histórico el 26 de octubre de 1984.

Iglesia y Convento de la Recoleta Franciscana Nuestra Señora de la Cabeza

Fundada en terrenos donados por el Maestre de Campo Nicolás García Henríquez y su esposa María Ferreira, devotos de San Francisco. En sus inicios se situó a una cuadra del puente de madera que comunicaba con el centro de Santiago. La toma de posesión por parte de los franciscanos se realizó en 1647, dándose inicio a la construcción del convento e iglesia. Esta edificación reemplazaría a la capilla de Aguayo que existía en la propiedad donada y en la que se realizaba misa sólo los días domingo, algo que resultaba insuficiente para la religiosidad del periodo colonial y la creciente población de La Chimba. La condición de extramuros de este lugar con respecto a Santiago, que era marcado por el aislamiento en época de crecidas del río Mapocho, finalmente fue propicia para que acogiera una especial función religiosa.

Su arquitectura de estilo neoclásico se organizaba en tres naves, la central para los fieles y las laterales para la circulación. Antiguamente en los altares laterales se celebraban misas simultáneas.

Nótese en la imagen, de principios de 1980, que su fachada estaba conformada por tres amplias puertas, siendo la central la de mayor envergadura, que remataban en arcos de medio punto, con un frontón de forma triangular en su parte superior. Y una torre recubierta de madera de forma octogonal.

Iglesia y Convento de la Recoleta Domínica

Más de un siglo después, en 1754, los domínicos fundaron en el extenso Llano de Santo Domingo, herencia de la chacra original de Pedro de Valdivia, un convento de recolección. De esta manera, se cumplía el objetivo de contar, al igual que los franciscanos, con un lugar de estricta observancia alejado del casco histórico de la ciudad.

En los inicios de la construcción de la casa religiosa se levantaron claustros sencillos de adobe.

Más tarde, en 1853, los domínicos le encargaron al arquitecto italiano Eusebio Chelli una nueva iglesia, que se inspiraría en la basílica romana de San Paolo Fuori Le Mura.

Este templo, de estilo neoclásico italiano, está conformado por tres naves, paralelas, con una planta de sentido longitudinal.

En la imagen, de principios del siglo XX, se observa un gran pórtico de orden corintio-romano, constituido por un frontón de cal y ladrillo, sostenido por ocho columnas de mármol blanco de Carrara, de capitel corintio.

La ornamentación, con tallados de roble americano y nogal, fue realizada por el escultor chileno José Miguel Blanco.

El imponente portal y la volumetría del edificio destacaron durante varios siglos en el lado oriente de la avenida Recoleta. De esta manera, el diseño que hoy observamos contrastaría con la sencillez que tuvo la primera casa religiosa de materialidad de adobe y mínimas comodidades.

Fue declarada Monumento Histórico el 7 de enero de 1974.

Santuario Nuestra Señora de Monserrat "La Viñita"

Los orígenes de La Viñita, que debía su nombre por las extensas viñas y huertos que la rodeaban, se remontan a una ermita que fue mandada a construir por Inés de Suárez en los terrenos que le había otorgado el gobernador Pedro de Valdivia en la ribera norte del río Mapocho.

Esta ermita, en la cima del cerro de Monserrate, se comenzó a construir en 1545 y finalizó en 1547, siendo realizada en honor de la Virgen del mismo nombre.

Las dificultades para acceder a la ermita, debido a su emplazamiento en la cima, dieron paso a que se construyera una Iglesia a los pies del cerro de Monserrate (actual cerro Blanco), en su lado suroriente.

Con una arquitectura de adobe y estilo colonial, la Iglesia se vio afectada por el paso del tiempo y los terremotos como el de 1647, por lo cual fue reconstruida en 1834.

Avenida Recoleta desde el cerro Blanco

En esta vista desde el cerro Blanco, a fines del siglo XIX, se observa en primer plano la avenida Recoleta y, situada en su lado oriente, la Recoleta Domínica. El edificio se destaca por su altura, su pórtico de acceso y el convento de su parte posterior.

Las construcciones, localizadas preferentemente en las cercanías de Recoleta, son de baja altura, en general de fachada continua y techo de tejas.

Esta vista desde el cerro Blanco permite observar la ciudad de Santiago, particularmente en su periferia, en la que todavía dominaba un paisaje semiurbanizado con vegetación.

También se observa hacia la izquierda, en segundo plano, el cerro Santa Lucía más allá del río Mapocho. Finalmente, es preciso considerar que la avenida Recoleta, se muestra como un trazado continuo hacia el centro de Santiago.

Iglesia y Monasterio El Carmen Bajo de San Rafael

En el arrabal de La Chimba, en que todavía dominaba un modo de vida rural determinado por su segregación geográfica, se hicieron presente y de manera protagónica las órdenes religiosas.

En los terrenos rematados en 1746 a la familia Hinestroza, hacia el costado oriente de La Cañadilla, al frente de su quinta, el corregidor Luis Manuel de Zañartu e Iriarte gestó la fundación de esta orden conventual, concebida por él después de enviudar, para albergar de por vida a sus dos únicas hijas.

El conjunto religioso se construyó entre los años 1767 y 1770, que emergió como un importante volumen en La Cañadilla.

Con una arquitectura que destacaba su nave única a la cual se adosa una capilla lateral longitudinal, con un predominio del estilo neorenacentista. Estaba dispuesta en forma paralela a la vía, mirando su fachada principal hacia la ciudad de Santiago y precedida de un atrio.

Tanto fue el empeño y los recursos que el corregidor Zañartu e Iriarte invirtió en su fundación que alcanzó gran prestigio en la sociedad de la época.

En este cenobio comenzaron a ingresar novicias, hijas de las principales familias que, con sus dotes aumentaron el capital del monasterio convirtiéndolo en uno de los más ricos de la ciudad.

En 1958 las religiosas abandonaron este lugar para instalarse en el nuevo Monasterio de La Reina. En la actualidad es ocupado por la Vicaría Norte del Arzobispado. Fue declarado Monumento Nacional el 24 de noviembre de 1983.

Avenida Independencia

Fue conocida como el Camino de Chile durante el periodo colonial y como La Cañadilla desde finales del siglo XVIII.

El Camino de Chile fue la vía que utilizó Pedro de Valdivia y su hueste española para entrar en el valle del Mapocho desde el norte.

En enero de 1541 Valdivia habiendo alcanzado el valle de Aconcagua, utilizó este camino y después de un año de travesía, se pudo instalar en La Chimba, situada en la ribera norte del río Mapocho.

En la imagen, de principios del siglo XX, se observa que el antiguo Camino de Chile adquiría la condición de calle. Las casas de antaño de baja altura, adobe y techos de teja daban paso a residencias de dos pisos que convivían con instituciones religiosas.

En los inicios de su trazado se observa, hacia la derecha, la presencia del Monasterio el Carmen Bajo de San Rafael, como un elemento arquitectónico importante en el paisaje del lugar. Hacia la izquierda se localizaba la iglesia antigua de los Padres Carmelitas.

Nótese también que hacia ambos costados del camino, en sus primeros tramos, existía una pequeña hilera de árboles. Cabe considerar que la construcción, entre los años 1917 y 1920, del segundo templo de los Padres Carmelitas se realizó en los terrenos cedidos por la congregación de las Carmelitas de San Rafael. Así esta iglesia de estilo arquitectónico neogótico, construida por el arquitecto Hermano Rufo de San José, se unía en el paisaje urbano a la iglesia y monasterio construido por el corregidor Zañartu e Iriarte a finales del siglo XVIII.

Cementerio Católico Parroquial de Santiago

El 2 de agosto de 1883, bajo el gobierno de Domingo de Santa María, se aprobó la ley de cementerios civiles, que marginó a la iglesia de la administración de ellos y permitió que se enterrara a personas de cualquier creencia religiosa. Ese mismo año, se inauguró el Cementerio Católico, una imitación del Cementerio de Génova y que estaba destinado para los clérigos y fieles católicos.

Situado en las afueras de la ciudad, en un sector del Llano de Santo Domingo. Fue en 1866 cuando el arzobispo Santiago Valdivieso inició las gestiones para la compra del terreno, pero no sería hasta 1877 cuando daría resultado.

En 1879, el diseño de los planos del camposanto se encargó al arquitecto Paul Lathaud.

Un conjunto de galerías interiores y patios daban la semejanza a un claustro.

En la imagen se observa el frontis del Cementerio Católico, en el siglo XIX, localizado en la avenida Arzobispo Valdivieso, con una fachada de estilo neoclásico en que sobresalía la torre del campanario. Inmerso en un entorno rural, su paisaje estaba flanqueado por abundante vegetación y el cerro lo que recuerda su localización en las afueras de la ciudad de Santiago.

Casa Lehuedé o Casa Roja

Localizada en la Plaza Mori, en el Barrio Bellavista, fue construida en 1923 por el arquitecto Federico Bieregel por encargo de Pedro Lehuedé.

La Plaza Camilo Mori fue declarada Zona Típica el 30 de agosto de 2001 en conjunto con los edificios adyacentes que conformaban un entorno de relativa homogeneidad arquitectónica.

La casa Lehuedé forma parte de un punto importante circuito de vida cultural localizándose en sus alrededores la Casa-Museo de Pablo Neruda (conocida como La Chascona).

En la imagen se observa una casa de estilo ecléctico, con un primer nivel en zócalo recubierto en piedra, muros gruesos, dos pisos y una mansarda que se localiza enfrentando a una plaza. Actualmente está habilitado como el Hotel Boutique Castillo Rojo.

Antigua Fachada del Cementerio General

Manuel Joaquín Valdivieso se encargó de buscar un sitio adecuado que estuviera lejos de la ciudad de Santiago. Un potrero localizado al noroeste del cerro Blanco y que pertenecía a los padres Domínicos cumplía con los requisitos.

El 22 de noviembre de 1821 Bernardo O'Higgins dicta un decreto que obligaba a la sepultación de toda clase de personas en los cementerios.

Fue finalmente inaugurado el 9 de diciembre de 1821.

Recién establecido el Cementerio General muchas familias acomodadas se negaban a recorrer tanta distancia con sus deudos. Por lo tanto, seguían la antigua costumbre de enterrar en las iglesias y camposantos de los conventos y monasterios. En la imagen se observa la antigua fachada del Cementerio General en la primera mitad del siglo XIX, en lo que hoy es la entrada por avenida La Paz, antiguamente llamada avenida Cementerio que fue inaugurada en 1907.

Con una arquitectura simple se destaca un edificio de un piso, muros de adobe y techo de tejas. Antecedido por una explanada.

Sobre el pórtico de acceso, que se acompaña de dos columnas, se aprecia una cúpula de forma octogonal que remata en una cruz y en los alrededores abundante vegetación, lo que indicaba su localización en las inmediaciones de la ciudad de Santiago.

Estación Pío Nono del Funicular de Santiago

La construcción del Funicular formaba parte de un proyecto de transformación del cerro San Cristóbal.

La idea era transportar desde la base a la cima del cerro a los visitantes y que pudiesen observar durante el trayecto la ciudad de Santiago.

En el año 1923, el ingeniero Ernesto Bozo se adjudicaría el proyecto para diseñar y construir el ascensor.

La estación fue diseñada por el arquitecto Luciano Kulczewski con un estilo neomedieval.

La construcción representa un pequeño castillo flanqueado por dos torres que permite llegar a la cima del cerro San Cristóbal.

El 24 de noviembre de 1923 se colocó la primera piedra del funicular en la estación inicial, la cual se complementaba con la estación cumbre que fue obra del arquitecto Carlos de Landa.

Finalmente, el 25 de abril de 1925 se inauguró oficialmente el funicular del cerro San Cristóbal. Fue declarado Monumento Histórico el 16 de noviembre del 2000.

Estación Mapocho

Esta infraestructura fue construida en los inicios del siglo XX, entre 1905 y 1910, con la finalidad de conmemorar el Centenario de la República de Chile. Finalmente, sería inaugurada en el año 1913.

El auge del salitre y la transformación social que ello trajo consigo, llevó a que se proyectara un nuevo terminal ferroviario para Santiago, durante el gobierno del presidente Pedro Montt.

La obra estuvo a cargo del arquitecto chileno radicado en Francia Emile Jéquier.

Su arquitectura de estilo neoclásico y estructura metálica de los andenes, se convertiría en el espacio de mayor conectividad del país. Desde este lugar, en las cercanías del río Mapocho, se podía llegar hasta Iquique, haciendo conexión en La Calera con el Ferrocarril Longitudinal. Y hacia el extranjero, por medio del Ferrocarril Trasandino, se llegaba a Mendoza y Buenos Aires. Fue declarada Monumento Nacional el 30 de diciembre de 1976.

Mercado Central de Santiago

Este edificio que reemplazó a la antigua Plaza de Abastos que se había incendiado en 1864, se emplazó en la ribera sur del río Mapocho, en un área no consolidada debido a los constantes desbordes e inundaciones que éste causaba.

Su construcción se realizó entre los años 1869 a 1872 y estuvo a cargo del arquitecto Fermín Vivaceta y del ingeniero estructural Manuel Aldunate.

La inauguración del edificio se realizó durante la Exposición Nacional de Artes e Industrias, organizada durante la intendencia de Benjamín Vicuña Mackenna y la presidencia de Federico Errázuriz Zañartu.

En su arquitectura se destacan elementos de su estructura metálica diseñados en Chile y fabricados en Inglaterra. Y con puertas de acceso de estilo neoclásico.

Fue declarado Monumento Histórico el 15 de junio de 1984.

Aguada El Carmen Bajo de San Rafael

Realizada por el pintor sevillano José del Pozo durante el primer arribo de la expedición político-científica del capitán de fragata Alejandro Malaspina.

Tal como señaló Sotos (1982) las últimas vistas que hizo de ciudades estaban referidas a Santiago, capital de Chile.

Del Pozo, se sirvió de los bocetos que había realizado Felipe Bauzá, cartógrafo de la expedición y teniente de la fragata, en compañía de algunos oficiales de la expedición.

El boceto original de Felipe Bauzá tenía un paisaje con una figura esbozada en el centro de la composición. La representación que complementa José del Pozo, según expone Sotos (1982), tiene al fondo la Cordillera de los Andes, y al pie de ésta, el Monasterio del Carmen Bajo de San Rafael, localizado a un costado de la Cañadilla, actual avenida Independencia. Del Pozo, que venía de una escuela artística neoclásica, colocaba acento en las escenas costumbristas, en los primeros planos y el dibujo. En la imagen se muestra en los personajes que caminan por los campos que preceden al recinto y una ambientación que da al primer plano.

Aguada del Puente de Cal y Canto, Santiago de Chile

Realizada por José del Pozo sobre los apuntes de Felipe Bauzá, cartógrafo y teniente de la fragata de la expedición político-científica de Alejandro Malaspina.

En ella Bauzá, durante su visita a la ciudad de Santiago, muestra un paisaje con una mujer en primer plano. Al fondo el puente de Cal y Canto que comunicaba con el centro de la ciudad.

Este puente construido sobre el río Mapocho, con más de doscientos metros de longitud, fue inaugurado a finales del siglo XVIII, con rocas de la cantera del cerro Blanco.

Esta infraestructura se convertiría en un hito importante en la ciudad de Santiago, comunicando las riberas norte y sur del río Mapocho.

Como ya se ha señalado José del Pozo utilizó los apuntes de Bauzá. Añadió a la imagen, en primer plano, una serie de personajes de la vida cotidiana (Sotos, 1982). Dos hacia el lado izquierdo y uno, a caballo, al costado derecho.

Instituto de Higiene

Creado por ley el 15 de septiembre de 1892, en conjunto con el Consejo Superior de Higiene, bajo la presidencia de Jorge Montt.

Se localizó desde principios del siglo XIX en la ribera norte del río Mapocho en el primer tramo de la avenida Independencia.

El edificio estaba compuesto de cinco pabellones independientes y amplios jardines. En un primer momento tuvo tres secciones: higiene y estadística, química y toxicología y microscopía y bacteriología. Posteriormente, se agregarían la seroterapia y el desinfectorio.

El arquitecto chileno-francés Emile Jéquier proyectó el edificio de marcado estilo neoclásico y que iniciaría su construcción en 1902.

La arquitectura del edificio estaba conformada por un volumen central de tres pisos y dos cuerpos laterales en dos pisos, gruesos muros de albañilería y remataba en una techumbre a cuatro aguas.

Actualmente es ocupado por la Policía de Investigaciones de Chile, luego de haber servido como Sede de la Secretaría Regional Ministerial de Salud.